Estudiantes de Derecho de la Universidad Católica Boliviana Tarija redactan un proyecto de ley y consiguen su aprobación

Cuatro jóvenes mujeres estudiantes de la carrera de Derecho de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” Unidad Academica Tarija, lograron que los conocimientos adquiridos dentro de las aulas trascendieran en las políticas públicas departamentalesgenerando un impacto en la vida de uno de los sectores más vulnerables de la sociedad: los jóvenes y niños en situación de calle.

La docente María René Soruco, quien en aquel entonces impartía la materia de Derecho Autonómico en la Universidad Católica Boliviana, planteó a los estudiantes una modalidad diferente al tradicional examen de fin de curso, inspirando a sus alumnos a lograr objetivos que nunca antes se habían planteado. La propuesta consistía en que cada grupo debía crear un proyecto de ley aplicando todos los conocimientos adquiridos a lo largo del semestre.

Para todos los estudiantes de la materia esta nueva modalidad no sólo resultaba novedosa, sino que también era un desafío en el que debía combinar la teoría, la práctica y su sensibilidad humana, para proyectar una ley trascendental que diera solución a un problema real en nuestra sociedad.

“Enfocamos nuestros esfuerzos en los niños de la calle”, agrega Alejandra Arancibia, quien fue proyectista de la ley junto a Jesica Antelo Vega, Julia Andrea Bladés Pinaya y Yilka Villegas.

Esta ley fue aprobada bajo el nombre de Ley de Implementación de Políticas de Prevención, Atención, Rehabilitación y Reintegración Social de Niños, Niñas, Adolecentes y Jóvenes en Situación de Calle Ley Nº333.

“Cada ley le cuesta a Tarija un millón de bolivianos, pero esta ley no le ha costado a Tarija eso, y además es una ley de calidad”, asegura Soruco, quien orientó a las jóvenes estudiantes durante el proceso.

“Luego de una lluvia de ideas, nos dimos cuenta de que los niños de la calle pertenecen a un sector ignorado y vulnerable al mismo tiempo”, enfatizó Jesica Antelo Vega, mientras explica que es una problemática que está normalizada en el imaginario social.

“Estamos en una universidad católica, se nos inculcan valores y nos apoyamos en eso para velar por los derechos de los demás”, acota Yilka Villegas.

Aunque la ley ya se encuentra aprobada y publicada, las jóvenes están a la espera de que la misma sea reglamentada para ser ejecutada. Esperan que en los próximos meses este paso sea concluido y que la gobernación la incluya en su Plan Operativo Anual.